25 años dinazwei

Copyright: dinazwei grafikwerkstatt
Copyright: dinazwei grafikwerkstatt

25 años dinazwei grafikwerkstatt

La serigrafía conserva su nicho frente a las técnicas de impresión en serie como  offset y digital. Prueba de ello es el taller dinazwei en Berlín que cumple 25 años de labores dedicados a combinar esta técnica con el arte de la gráfica.

La exposición dinazwei que pasó por el KioskShop de H.N.Semjon en Berlín Mitte fue un grito político y una oda a la gráfica. Quién lo hubiera creído. En menos de 12 metros cuadrados en una de las calles de este sector de la ciudad rodeada de otras  galerías y tiendas de moda exclusivas, relució, entre otros, un cartel que llevaba el títuto bleibende Werte, valores que permanecen. Èste en especial, llamaba mucho la atención por su fondo color verde biche, hilachas en negro pintadas en la parte inferior que simulaban el pasto y en medio de ellas una flor amarilla que resplandecía como símbolo de vida. Este cartel creado por encargo de Green Peace, se realizó para protestar por el uso de la energía atómica.

Muy cerca de éste, en la vitrina, colgaban algunos tabloides con textos ilegibles, pero en los que se apreciaba especialmente el tamaño  de las letras, números y símblos que creaban entre sí una relación visual En otra esquina reposaban los juegos. Pequeñas cajas de carton que albergaban tarjetas de colores fuertes con otras que tenían plasmadas diferentes tipos de letra para formar parejas.

Y justamente una pareja es la que está detrás de todo este cosmos. Petra Rühle y Heinz Bähr crearon en 1985 el taller de gráfica y serigrafía dinazwei. La cifra no sólo refleja el número de los fundadores, sino que en su conjunto significa además un formato de papel del Sistema Industrial Alemán. Ella estudió en los años 80 diseño gráfico y comunicación visual y él por su parte aprendió dibujo técnico.

A pesar de trabajar con computador para reelaborar imágenes o crearlas, la gran pasión de Petra y Heinz es la serigrafía. Hoy en día lo que la memoria colectiva relaciona con esta técnica son las famosas latas de sopa de Andy Warhol. Sin embargo este procedimiento de impresión milenaria, del que se cree, nació en China y en el que según la leyenda utilizaban cabellos de mujer entrelazados a los que les pegaban papeles formando dibujos que luego laqueaban para lograr así la impermeabilidad, se ha convertido en un exclusivo medio de comunicación de impresión limitada.

Su trabajo es por sobre todo un placer, su obra no es masificada y se dan el lujo, aún en estos tiempos, de escoger y selecccionar a sus clientes. Con cada uno, se toman el tiempo de explorar sus gustos, sus necesidades, su carácter en aras de transmitir un mensaje que refleje ese espíritu y que llegue al público requerido.

En su taller en el barrio de las acacias de la capital alemana, reproducen en serigrafía mensajes fieles al lenguaje de la comunicación visual: un contraste en la reducción de imágenes y un juego armónico con la tipografía. Esto les permite utilizar grandes espacios de papel que absorben el color con todo su brillo y espesor para difundir mensajes políticos, estéticos o sociales que siempre dejan inquieto al ojo que se detiene en esa superficie.

Esta expresión artística es otra forma de arte aunque no siempre se le valore así.                       

CLZ-S